Estrategias de micro-enseñanza para fortalecer la gestión del aula



Microenseñanza


 Ir al menú principal





La micorenseñanza, como un modelo de entrenamiento para estudiantes de educación, tuvo sus inicios en la Universidad de Stanford en 1963 y con algunas adaptaciones se ha difundido internacionalmente. Tiene su fundamentación teórica, entre otros autores, en Lev Vigotsky (1934), cuando habla de la “zona de desarrollo próximo y el andamiaje”; Jerome Bruner (1984) quien retomó las investigaciones de Vigotsky para proponer que los estudiantes pueden involucrarse en actividades o tareas que quedan por encima de su competencia individual, pero en las que podrá participar y desempeñarse sin problema gracias al soporte (andamiaje) suministrado por el docente; Burhus Fredic Skinner (1971) y su propuesta de dos tipos de aprendizaje: el de respuesta y el operante; y Albert Bandura (1977) y su teoría sobre aprendizajes basados en el modelaje y la auto-regulación.

Como método educativo basado en las aptitudes pedagógicas que contribuyen a organizar una clase en momentos centrales, con enfoques precisos en determinados objetivos y estrategias de procedimiento; tiene la posibilidad de desmenuzar el complejo acto de educar en componentes más simples, ya que en el desarrollo de una clase, existen demasiadas interdependencias para conseguir la eficacia en la transmisión de mensajes educativos útiles y la oportuna comunicación entre profesor y alumno.

A grandes rasgos se puede decir que la micro-enseñanza consiste básicamente en simplificar las condiciones de un salón de clases permitiendo que un profesor instruya durante corto tiempo a un reducido grupo de alumnos, tratando de practicar una habilidad específica al enseñar.

Durante un ejercicio de micro-enseñanza se abordan diversos aspectos del proceso pedagógico de los docentes, incluyendo la comunicación en el aula, el apoyo de recursos didácticos y la diversidad de los alumnos. Estos aspectos se trabajan con la auto-observación y la auto-reflexión del profesor sobre su labor docente, recibe retroalimentación de un facilitador y de sus compañeros, desarrolla destrezas y habilidades durante la experiencia, logra motivación para una capacitación y perfeccionamiento permanente y crea lazos de apoyo entre docentes y personal administrativo.

En formato de taller específico o como estrategia de entrenamiento continuo, la microenseñanza ofrece información y posibilidades de desarrollo docente en habilidades como:

  • 1.Inducción o motivación: la manera en que el docente inicia un nuevo tema, en la forma en que se “coloca la primera piedra” de la construcción del nuevo conocimiento a los estudiantes.
  • 2.Comunicación: abarca aspectos tales como velocidad al hablar, vocabulario, claridad de pronunciación, modulación del tono, etc., con el fin de que el docente logre una adecuada y eficiente comunicación oral con sus alumnos.
  • 3.Uso de los recursos didácticos: Cada recurso didáctico tiene reglas para que al ser usado sea útil.
  • 4.Variación del estímulo: consiste en la habilidad con que el docente hace uso de sus técnicas verbales como desplazamientos, gestos, variaciones de la interacción, uso de pausas y silencios, cambios en los canales sensoriales por los que los alumnos captan el material impartido.
  • 5.Formulación de preguntas: esta habilidad desplegada de manera adecuada por el docente puede facilitar el involucramiento de los estudiantes. La microenseñanza permite al docente practicar esta habilidad, consistente no sólo en el uso adecuado de preguntas, sino también en que éstas sean de la categoría apropiada.
  • 6.Control de la disciplina: La disciplina en el salón de clases debe ser controlada con estrategias pertinentes y no con la forma tradicional de impartir castigo.
  • 7.Organización lógica: el material del curso y sus divisiones, secciones, temas, tópicos, etc., deben ser distribuidos y ordenados de tal manera que puedan ser apropiados por los estudiantes.
  • 8.Integración: habilidad complementaria de la inducción y consiste en la forma en que un profesor ayuda a los estudiantes a percibir una visión de conjunto del nuevo material impartido.

El punto de partida principal de la microenseñanza es la realidad del docente, las fortalezas y debilidades de su personalidad, sus experiencias previas, en especial sus habilidades y sus competencias básicas.

De acuerdo con la literatura especializada, la microenseñanza es en la actualidad, uno de los mecanismos de formación de docentes más eficaz que existe, ya que los profesores son capaces de identificar e intervenir problemas de sus prácticas, de crear redes de apoyo en sus planteles para elevar el nivel de aprovechamiento de sus estudiantes.

Por todo lo anterior y buscando capitalizar las principales fortalezas de la microenseñanza, en tanto mecanismo de profesionalización docente eficaz, y superar sus limitaciones en el formato de talleres o entrenamientos específicos, la presente propuesta consiste en: desarrollar un modelo de “entrenamiento docente permanente” en los planteles, a través de laboratorios o talleres de microenseñanza in situ, como estrategia transversal enmarcada en los colegiados docentes.


  • Campos, Yolanda (2005) “En qué consiste la microenseñanza”. Fuente electrónica: http://www.camposc.net/0repositorio/ensayos/05microensenanza.pdf
  • García, Beatriz (2015) “La microenseñanza: Un método de mejora de la formación del profesorado”. Fuente electrónica: http://www.rededuca.net/kiosco/catedra/la-microensenanza-un-metodo-de-mejora-de-la-formacion-del-profesorado

  • Ortuño, Vicente (n.d) “Microenseñanza”. Fuente electrónica: http://www.mecd.gob.es/dctm/revista-de-educacion/1973-219/1972re219microensenanza.pdf?documentId=0901e72b818218b8
  • Peleberg, Arye (n.d.) “Microenseñanza: Un Innovador Procedimiento de Laboratorio para Mejorar la Enseñanza y el Entrenamiento de Profesores”. Fuente electrónica: http://publicaciones.anuies.mx/acervo/revsup/res002/txt4.htm
  • Pestana, Nancy (n.d.) “La Microenseñanza: sus aplicaciones en la práctica docente”. Fuente electrónica: http://tesis.ula.ve/postgrado/tde_busca/arquivo.php?codArquivo=433
  • Ralph, Edwin G. (2014) “The Effectiveness of Microteaching: Five Years’ Findings” en International Journal of Humanities Social Sciences and Education (IJHSSE) Volume 1, Issue 7, July 2014, PP 17-28. Fuente electrónica: https://www.arcjournals.org/pdfs/ijhsse/v1-i7/3.pdf
  • Richards, Jack C. y Farrell, Thomas (2011) “Practice Teaching a Reflective Approach”, Cambridge University Press. Fuente electrónica: https://books.google.com.mx/books?id=dmg1IfxQJ1kC&pg=PA6&lpg=PA6&dq
  • Slabbert, J.A. (n.d.) “Microteaching”. Fuente electrónica: http://georgeyonge.net/sites/georgeyonge.net/files/Lesontwerp_Ch6.pdf

  • Subir